Madagascar, para una experiencia única

Partir para Madagascar con viajes-madagascar.com, es permitir a los mayores  y a los menores vivir una experiencia de vida muy diferente de lo que conocen en sus países de origen. Extrañamiento, emociones y felicidad estarán presentes allí.

madagascar

Entre Asia y África, mi corazón tiene opciones

Para las familias que vienen a Madagascar, la mejor opción es prestar itinerarios clásicos que les permiten aprovechar al máximo de la diversidad que prevale allí a todos los niveles. Los altiplanos, situados en el centro de la isla, difieren de todo punto con el litoral. Los paisajes se aproximan allí extrañamente de los de Asia con los arrozales en terraza, y una población con rasgos asiáticos. Cuanto más se acerca de las regiones costeras, más los paisajes se transforman y se convierten en sabanas y matorrales de hierbas secas, sobresalidas de baobabs altos y orgullosos o de cocoteros. Luego aparecen las bellas playas de arenas blancas, lugares de todos los juegos para todos.

Amores de animales

Si usted forma parte de los que escogen descubrir la riqueza de la fauna y de la flora del país, los parques nacionales están hechos para usted. Le permiten observar los animales en sus hábitats naturales. Hay que saber que una gran parte entre ellos no existen más que en Madagascar, como el caso de una treintena de especies de aves, de la mayor parte de los cameleos y de los sapos. Unos de ellos poseen limosna de imitaciones sorprendentes que no dejan a nadie indiferente. Cómo resistir en los grandes ojos del aye-aye, este minúsculo lémur nocturno, en el indrin indrí, al propithèque de Verreaux y también en el famosísimo lémur catta frecuente en el sur y en el oeste. Para muchos, la vista de un cebú es ya un evento en sí mismo. Es un animal emblemático que forma parte interesada de la vida de los malgaches.

Las tradiciones, la autenticidad además

Pero lo más destacado para los viajeros cuando residen por Madagascar, es la riqueza cultural del país. 18 etnias se conviven allí de toda aarmonía, cada una con sus propias tradiciones, sus costumbres. Éstas constituyen para los extranjeros un enriquecimiento personal, teniendo como telón de fondo el concepto de “Fihavanana” donde fraternidad y solidaridad deben hacer a lo cotidiano. Cada etapa del viaje será la ocasión para impregnarse de este ambiente particular. Durante los unos días o unas semanas del circuito escogido, es importante disfrutar plenamente del “moramora” malgache para vivir sin estrés y sin tensión de residencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *