5 Parque Nacionales europeos que no debes perderte

El turismo rural está de moda. Cada vez son más las personas que deciden pasar sus vacaciones lejos de lugares turísticos tradicionales como grandes ciudades con mucha historia o lugares de las costas que viven del turismo estival en favor de otro tipo de turismo que busca conectar más con la naturaleza alojándose en casas rurales donde disponen de una total independencia en tema horarios, y permite acercarse a la cultura de la zona de una forma más autentica, cambiando monumentos y museos por parajes naturales y pequeñas localidades.
Viajando por Europa encontramos muchos los espacios de protección especial debido a su patrimonio natural, aunque suelen ser pequeñas extensiones las conservadas tras miles de años de explotación y asentamientos humanos. Estos Parques Nacionales son destinos muy buscados por los visitantes, ya que suelen ofrece numerosas actividades y permiten conocer la flora y fauna local, por ello ofrecemos un listado con 5 de los más espectaculares de Europa.

Parques Nacionales de Laponia (Suecia)

15073135076_4642170588_z

Foto: Johanna Anjar (Flickr)

Los parque nacionales de Padjelanta, Sarek y Stora Sjöfallet, en la frontera de Suecia con Noruega son un conjunto de parque nacionales contiguos separados por motivos administrativos.
De origen glaciar, cuenta con numerosos barrancos en la montaña, con multitud de lagos y cascadas. Los procesos geológicos como morreras glaciares y los cambiantes cursos de agua son visibles por los visitantes en un espacio que se ha conservado casi inalterado durante miles de años debido a la cultura del pueblo saami que habita la región. Un pueblo trashumante que cada verano emigra con sus rebaños de renos, haciendo una explotación sostenible del terreno.

Parque Nacional de Doñana (España)

284511501_0cac160770_z

Foto: Juan Fajardo (Flickr)

España cuenta con numerosos Parques Nacionales de gran importancia, y de entre todos destaca el de Doñana, en Andalucía. En una posición estratégica con influencias climáticas provenientes de Europa, África, Mar Mediterráneo y Océano Atlántico, es considerado como la mayor reserva natural de Europa debida a la enorme diversidad, con presencia de animales de todo tipo como flamencos, linces ibéricos, jabalíes y antes del siglo XX también dromedarios. Ofrece multitud de hábitats, al tener una enorme playa virgen, las marismas del río Guadalquivir, dunas, pinares y dehesas que explican la enorme biodiversidad de plantas y animales.

Parque Nacional de Pirin (Bulgaria)

9231947105_6db3459bc6_z

Foto: JeanneMenjoulet&Cie (Flickr)

A altitudes entre los 1.000 y los 3.000 metros en el sudoeste de Bulgaria, cerca de la frontera con Grecia y Macedonia, encontramos esta maravilla de la naturaleza que ofrece unos espectaculares paisajes de alta montaña lleno de lagos glaciares, cascadas, cuevas y bosques de coníferas con gran variedad de especies endémicas representativas de la flora de la zona de los Balcanes durante el Pleistoceno.
Dentro del parque se pueden encontrar dos estaciones de esquí en un entorno muy similar al que ofrecen los Alpes, pero con mucho menos impacto humano que haya dejado huella.

Parque Nacional de Durmitor (Montenegro)

5115220346_89c066d4d3_z

Foto: Aleksandr Zykov (Flickr)

Formado por glaciares, este espacio está recorrido por numerosos ríos y arroyos subterráneos entre los que destaca el río Tara, que tiene un cañón con las gargantas más profundas de Europa que son muy frecuentadas por los amantes del rafting.
El parque cuenta con un gran macizo rocoso granítico, el Durmitor, que tiene altitudes de entre 1.500 metros en la parte de la meseta oriental, y 2.500 en los picos más elevados.

Parque Nacional de Plitvice (Croacia)

4685277604_60eec8d61c_z

Foto: Mario Fajt (Flickr)

El proceso del fluir de las aguas a través de la rocas calcáreas durante siglos, dejando sedimento que a lo largo de miles de años han formado diques de roca travertina, que a su vez forman presas naturales da forma a este Parque Nacional de Plitvice, en Croacia.
Las presas naturales han dado lugar a numerosas cascadas y lagos de tranquilas aguas turquesas que pueden ser recorridas a través de senderos de madera sobre el agua que respetan el entorno y ofrecen unos paisajes que dejan sin palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *